Quinoa con canela y manzana

cinnamon-1822178_1280(c) Pixabay

La quinoa es un pseudo-cereal que, como el arroz, se puede preparar en platos salados o dulces.

¿Alguna vez has probado la quinoa con un suave sabor a canela? ¡Es una delicia! Te explico como hacer un desayuno delicioso y ligero para  endulzar tus mañanas.

Ingredientes:

  • 1/4 de taza de quinoa.
  • 3/4 de taza de agua.
  • 1 cucharada pequeña de canela en polvo.
  • 1 manzana golden mediana.
  • 1/4 de taza de leche de arroz y coco.

Preparación:

Para comenzar, enjuaga la quinoa con agua en un colador para que quede bien limpia.

Después, en una cazuela, pon a  hervir el agua. Una vez que hirerva, vierte la taza de quinoa y deja que se cocine durante 15 minutos a fuego medio-bajo. Lo importante es esperar a que la quinoa absorba toda el agua y no se pegue en la cazuela. Ve dándole vueltas de vez en cuando para que esto no ocurra.

Mientras se cocina la quinoa, lava la manzana y córtala en cubitos pequeños o en rebanadas, de la manera que más te guste comerla.

Una vez cocida la quinoa, vierte la leche de arroz con coco y deja que repose 5 minutos. Si te gusta más seco sólo pon un par de cucharadas soperas.

Agrega la manzana, espolvorea la canela por encima y, si te gusta endulzar aún más, agrega azúcar de coco al gusto, miel de agave o el endulzante de tu preferencia.

Consejos extra:

También puedes, darle un toque especial agregando semillas de lino molidas.

Puedes dejar cocinada desde el día anterior, así te ahorrarás tiempo por la mañana. La única indicación, si la quieres caliente, es mezclarla con la leche de coco y arroz en una cazuela hasta que quede en su punto de temperatura.

¡Mmmm delicioso! ¡Espero que lo disfrutes! =)

Mindfulness

luggage-1945080_640
(c) Pixabay

La casa de huéspedes

Esto de ser un ser humano
es como administrar una casa de huéspedes.
Cada día una nueva visita, una alegría, una tristeza,
una decepción, una maldad,
alguna felicidad momentánea
que llega como un visitante inesperado.

Dales la bienvenida y acógelos a todos ellos,
incluso si son un grupo penoso
que desvalija completamente tu casa.
Trata a cada huésped honorablemente pues
podría estar haciendo espacio para una nueva delicia.
El pensamiento oscuro, lo vergonzante, lo malvado,
recíbelos en tu puerta sonriendo e invítalos a entrar.
Agradece a todos los que vengan
pues se puede decir de ellos que han sido enviados
como guias del mas allá.
Rumi

Nuestra mente es cambiante e impredecible. Nuestros pensamientos son como una ráfaga de nubes que pasean por el cielo, que nos confunden y nos saturan. Nuestras emociones cambian de la noche a la mañana, de la alergia la tristeza, de la satisfacción a la frustración. Queremos esconder los sentimientos, pensamientos y experiencias desagradables, reprimiéndonos  y  por el contrario, nos aferramos tanto a lo agradable, que nos produce tristeza dejarlo ir.

El  poeta Rumi, ilustra con este poma, la manera óptima en la que nuestra mente  debería trabajar para evitar vivir en el sufrimiento y el apego, propone una forma de ver la vida, gentil y desapegada.

Desde épocas milenarias, monjes, yoguis y líderes espirituales han utilizado la meditación como una técnica para calmar la mente, obtener concentración, claridad, paz y conexión con lo divino.

En la actualidad, se habla mucho sobre las bondades del mindfulness y la auto-compasión. Esta práctica puede describirse como la capacidad de estar presente, en el aquí y ahora; conectar con tu respiración, contigo mismo; aceptar sin apego ni rechazo, lo que ocurre en tu mente, tu cuerpo y tus emociones.  El mindulness puede considerarse una filosofía de vida que incluye la práctica de la meditación y es utilizada por profesionales en psicoterapia.

Si vivimos una vida en atención plena, practicando la auto-compasión, podremos vivir conscientes de lo que nos sucede a cada momento y actuar con amabilidad hacia nosotros mismos ante situaciones difíciles. En otras palabras, darnos cariño cuando creemos que no lo merecemos, amarnos con todo el corazón, aceptando nuestros aciertos, virtudes y alegrías; nuestros errores,  miserias, imperfecciones y rarezas, todas esas grandes sutilezas que nos hacen únicos.

 

Estrés y Relajación

work-management-907669_640
(c) Pixabay

Estrés, ¿el enemigo?

La vida moderna nos hace vivir un ritmo muy acelerado.  Cumplimos horarios, hacemos horas extra en la oficina, nos exigimos demasiado en el gimnasio, cuidamos a los hijos, atendemos a los amigos… Sea la causa que sea, nos exigimos demasiado en muchos ámbitos de nuestra vida y no nos relajamos.

Vivimos de forma permanente en un estado de desequilibrio hasta llegar al punto que lo vivimos como una situación normal.  Las preocupaciones y el estrés se han instalado en nuestro día a día de forma inconsciente sin darnos cuenta que esto afecta gravemente nuestra salud y hemos llegado al punto que nos resulta difícil volver a la tranquilidad e, incluso, reconocerla.

Pero el estrés en su forma más pura no es algo malo; es una respuesta del sistema nervioso ante una situación que se percibe como amenaza -conocido como mecanismo de lucha o huída- ya que sirve para defendernos, tal y como lo hacíamos antiguamente en la prehistoria.

Un poco de estrés es sano para ayudarnos a activarnos y a salir adelante ante situaciones difíciles. Pero, ¿qué pasa cuando vivimos en un estado permanente de estrés? Según la psicología, las personas que no pueden volver a un estado de calma durante un periodo de tiempo prolongado presentan un cuadro crónico de estrés y dentro de los síntomas que estas personas pueden padecer son: la falta de sueño, dificultades para realizar eficazmente su trabajo debido a la pérdida de la concentración, dolores musculares, dolores de cabeza, mareos, sensación de pérdida de control y baja autoestima.

La disminución de la tensión física y mental mejoran la salud y calidad de vida. 

girl-1245773_640(c) Pixabay

Cuando nos relajamos ocurren muchos efectos beneficiosos en nuestro organismo, entre ellos: disminución de presión sanguínea, menor vulnerabilidad a las enfermedades, disminución de dolores de cabeza, reducción del insomnio, aumento de la concentración, mayor vitalidad y energía, alegría.. etc. Todo esto ayuda a prevenir problemas de salud, lo cual se traduce un una mejor calidad de vida. Un cuerpo relajado ayuda relajar la mente y una mente relajada ayuda a relajar el cuerpo.

Conocer nuestra propia respiración es una herramienta fundamental para entrar en un estado profundo de relajación y autoconocimiento. Un buen aporte de oxígeno a  nuestros órganos ayuda disminuir la tensión física y mental. La respiración abdominal y la respiración completa son excelentes formas para llegar a un estado de relajación profunda.

Por medio de la respiración conectamos con diferentes estados físicos, emociones y estados de ánimo que nos dan información para saber como actuar en cada momento. Por esta razón podría decirse que la  relajación es una especie de autoconocimiento.

Además de la respiración existen infinidad de técnicas que nos ayudan a relajarnos. En la actualidad, se utilizan cada vez más este tipo de técnicas no sólo en clases de Yoga sino también en el ámbito profesional como en el sector sanitario, empresarial y académico. Estos métodos son empleados como medida preventiva a enfermedades, como herramienta terapéutica, o simplemente como disfrute, una forma de alivio a las tensiones diarias. Te comentaré algunas  de estas técnicas en el próximo post.

¡Gracias por leer! =)

Snaks saludables para las vacaciones

 

almonds-768699_1280
(c) Pixabay

Picoteo sano a todas horas.

¡Qué emoción! ¡Por fin! Las vacaciones están a la vuelta de la esquina, y llegó el momento de escaparte con tu familia o amigos  a un destino que te invita a la desconexión total; o tal vez has decidido quedarte en tu ciudad, rodeada de tus seres queridos.

Inviertes tu tiempo turisteando, visitando gente,  y no pones atención a lo que comes entre comidas.  Cuando sientes ese pequeño huequito en el estómago compras en la tienda de paso la bolsa de fritos o de bollería porque se te meten por los ojos sin pensar que no hacen nada bien a tu salud. Si llegas a casa de tus amigos picas por aquí, picas por allá, llenándote de patatas fritas, galletas y comida que no te nutre de verdad.

Sea cual sea tu plan, si tu objetivo es cuidarte un poquito, y reservarte para las comilonas de noche buena y noche vieja, es muy importante que sepas elegir pequeñas colaciones que te mantendrán satisfecha y con energía durante el día sin saturarte de azúcares, harinas refinadas y grasas saturadas.

Estas colaciones son pequeños snaks fáciles de transportar en tu bolso, ricos en nutrientes. Aquí te va una mini lista para que pases al súper y los tengas siempre contigo en tu bolso:

Opciones saludables “To-Go”:

  • Plátano
  • Manzana
  • Mandarina
  • Zanahoria cruda almacenada en un pequeño tupper.
  • Frutos secos: De preferencia crudos y sin aditivos ni azúcares añadidos. La porción es aproximadamente de un puñado.
    • Higos deshidratados
    • Arándanos deshidratados
    • Chips de banana
    • Nueces
    • Anacardos (nuez de la india)
    • Almendras
    • Granola  (muesli)

Otras opciones con cuchara:

  • Yogur griego (sin aditivos ni azúcares añadidos)
  • Yogur de soja natural (sin aditivos ni azúcares añadidos)